Ríe, bebe y baila


Cada día que pasa me doy cuenta que voy disfrutando más aquellas simples del diario vivir. Y es que al final del día, son esas las cosas que te dan pequeñas alegrías, la dosis necesaria para ser feliz y estar bien con uno mismo; el equilibrio espiritual perfecto.
Ayer, en la sala de espera del dentista, me senté junto a un botox tras el cual aseguraban que había una mujer. Cogí una revista y vi photoshop y operaciones por todas partes –a tutti- en vez de texto, retoques. 
Pero ya que vivimos en tiempos de prohibiciones, castigos y censuras, expresa la poca libertad que nos queda. Porque al final, lo más importante es sentirte bien con uno mismo, y que el espejo espejito mágico te siga diciendo que la más bella del lugar eres solo tú.
Lo mejor es ver el antes y el después, echa un ojo por el retrovisor y compara!



Feliz puente de mayo! 

Sobre el autor

Posteado por

Ella es una persona creativa, divertida, que sueña despierta y que adora romper las reglas. Le gusta el diseño, la creatividad y los detalles que marcan la diferencia. Este blog estimula las pequeñas inquietudes que un grande debe tener. "Por que, las noches que contienen sueños, son noches que duran días."

Deja un comentario