Cafeinado, por favor.

Tras unos días de baja, hoy vuelvo a la carga con fuerza para el final de la carrera. Envuelta en exámenes, entregas y trabajos me vienen a la cabeza los deliciosos cafés que tomaba en Milan. Sin duda, los mejores que he probado.

No he sido muy cafetera nunca, pero con la edad, me voy haciendo a ello.

Aunque si te los sirven así… te tomas más de uno seguro! (que van ha hacer buena falta en esta época!)

Sobre el autor

Posteado por

Ella es una persona creativa, divertida, que sueña despierta y que adora romper las reglas. Le gusta el diseño, la creatividad y los detalles que marcan la diferencia. Este blog estimula las pequeñas inquietudes que un grande debe tener. "Por que, las noches que contienen sueños, son noches que duran días."

Deja un comentario