Camboya: De turista a viajera…

Detectado! Se llama síndrome de Fernweh, ¿alguien había escuchado antes esta palabra? ¿Nadie? Lo suponía. Se refiere a la necesidad de viajar, añoranza de un sitio en el que nunca has estado.

Después de culpar a Pinterest de haber inventado esta rara enfermedad  que nos tiene todo el día pineando playas de postal, mis amigas y yo decidimos de un día para otro que la semana siguiente comenzábamos una otra aventura… Así que aparcamos nuestras tareas y trabajos por dos semanas y ala! Alegría!.

Esta vez nuestro destino fue Camboya, si te soy sincera, después del boom de lunas de miel a estos países, no era uno de los países que estaban en mi Top5, whish or ToDoList del sur asiático, pero teníamos una oportunidad estupenda que nos iba a hacer conocer el país casi mejor de lo que lo hizo Angelina Jolie pero sin traernos a ningún camboyanito de vuelta…

La rapidez por sacar el billete fue tal, que ni siquiera nos percatamos de que era época de Monzones, Malaria, Ébola, Fiebre amarilla o cualquier intoxicación rara que se tercie por estos países, pero oye, nosotras de cabeza a Camboya. Y que gran acierto…

Camboya

Camboya

 

Nuestro primer destino dentro del país eran las islas, esas playas de postal que os comentaba antes… Pensé que atravesar una isla en plena selva sólo se hacía en Perdidos, pero no, y si encima tienes que hacerlo corriendo para que no se vaya la luz del sol, ya no sé si es una peli de miedo o más de aventuras… Pero ahí estábamos, dispuestos a todo para llegar a eso que llaman paraíso. Y qué paraíso… La primera parada fue en una de las islas de Kampot donde por supuesto no había cobertura, sólo agua, arena, selva, coral, agua, arena, reptiles, monos, tucanes, agua, arena, palmeras, piñas, agua, arena, iguanas… que de hecho algunos decidieron dormir con nosotros y emitir su particular sonido tooooda la noche, para que no nos olvidásemos de dónde estábamos, claro… Un sitio auténtico 100% ya que por lo general, huyo de todos esos Resort 5 estrellas, todo incluidos, packs organizados, niños gratis y demás que sólo convierten mis vacaciones en una marioneta de touroperadores y evaluaciones TripAdvisor…

 

Kampot, isla de Camboya

Kampot, isla de Camboya

 

Una noche fuimos testigos de un episodio de bioluminescencia, que es el efecto eléctrico que produce el plancton cuando se mueve el agua en plena luna llena. Pasas de estar bañándote a oscuras, a que te rodee un efecto de luz precioso y difícil de creer aunque estés ahí… Cuanto más te muevas más luz generas y más espectacular es la imagen.

Barreras de Coral llenos de tesoros

Barreras de Coral llenos de tesoros

 

Otra de nuestras paradas fue Battambang, después de un bus nocturno de 12 horas ni más ni menos, oliendo a rosas, a rosas de otros, y escuchando patinar las ruedas en pleno monzón conseguimos llegar a la segunda ciudad más grande de Camboya. Ahí alquilamos unas motos y nos fuimos a recorrer los templos, a perdernos por la naturaleza, a rodearnos de monos y cientos de murciélagos, y a conocer el centro de Arrupe. Un proyecto precioso que dirige Kike Figaredo donde cuidan a las personas con discapacidad y les ayudan a su integración social, son principalmente víctimas de minas y de poliomielitis.

No hay palabras para describir todo lo que han conseguido. Si vais, no dejéis de pasar por el centro!! Es precioso ver como son de felices estos niños en estas segundas oportunidades que les da la vida y que admirable la labor que hacen todos los que están ahí años y años.

Pueblos flotantes

Pueblos flotantes

Pueblos flotantes

Pueblos flotantes

 

A unas horas está Tonlé Sap, unos pueblos flotantes que dependen de la pesca del lago para sobrevivir, donde los niños navegan a sus anchas dentro de una superficie/cazo/cuenco para ir a casa de sus amigos y donde la ruta del cole se es un barquito de madera. Algo así como hacer vida en WaterWorld pero lleno de cocodrilos.

Angkor Wat 4:45am

Angkor Wat 4:45am

 

Otra de nuestras paradas fue Angkor Wat, si, los famosos templos de la película de Tomb Raider. Una sugerencia, madruga, el amanecer es espectacular!! Los que más merecen la pena son Ta Phrom, Angkor y Ta Som. De noche hay una Pub Street muy ambientada con un mix muy curioso de distinta raza, sexo, clase social, casa de howgards y religión.

Conocer un país mejor que los editores de las propias guías de viaje da gusto, primero porque no seguimos ninguna ruta trazada al dedillo, y porque nos encantan más las improvisaciones que a un tonto un lápiz, algo que distingue a un turista de un viajero sin ninguna duda y con lo que consigues sentirte una camboyanita de pura cepa.

Camboya

Camboya

 

A ti, que ya te has olvidado del mundo en esas playas de postal, te dedico el post. Por como nos has tratado, por todo lo que nos has enseñado y porque personas valientes como tu no hay muchas. Porque los días a tu lado contagias unas ganas imparables de ser una mejor versión de mi misma y porque haces que viajar contigo sea pura droga dura.

 

PS: Todas las fotos son hechas por June Lemon y por mi, puedes ver más en mi instagram ;)

Sobre el autor

Posteado por

Ella es una persona creativa, divertida, que sueña despierta y que adora romper las reglas. Le gusta el diseño, la creatividad y los detalles que marcan la diferencia. Este blog estimula las pequeñas inquietudes que un grande debe tener. "Por que, las noches que contienen sueños, son noches que duran días."

2 Comments

  1. Pingback: Viaje a Camboya | June Lemon Jukebox

  2. Pingback: Ahí va... - uranita

Deja un comentario