Y no dormiré para descansar, sino para soñar…

Si llegara a vieja me gustaría hacerlo super arrugada. Como una pasa o nivel Shar Pei. Me gustaría que los ojos se me hundieran por el peso de todo lo que han visto y que mi boca fuera grande para poder hablarles sólo de lo importante. Ni de política ni, de mi. Hablaría de que los elefantes no hacen ruido al andar, o que pellizcarte el codo no duele, y me gustaría que el resto de ruidos fueran de la brisa que hace mientras nieva o del de los troncos al quemar.

Si llegara a vieja me gustaría cerrar los ojos y recordar mis diez, veinte, treinta, cuarenta… Y mirar a los míos sabiendo que ya solté todo lo que quería contar y todas las burradas que hice para que las volvieran a repetir, sin ticket regalo.

Vía: Sydney Polo Club

Vía: Sydney Polo Club

Si llegara a vieja me tomaría la licencia de no cumplir más cumplidos, le daría espacio a la queja, encontraría mi respiración en la mejor de mis compañías y prometería algo imposible pero con buena intención, pero que sea imposible.

Si llegara a vieja me gustaría usar mis manos con manchas para meter mis recuerdos en una maleta y abrazarla fuerte, y repetiría mil y una vez aquello que dijo Nietzsche de que “La eternidad está en juego” y escribiría un manual, donde pero uno bueno “manual del buen vividor” por ejemplo… y se lo daría a los que estén ahí conmigo, el resto que se aguanten. (jah).

Sobre el autor

Posteado por

Ella es una persona creativa, divertida, que sueña despierta y que adora romper las reglas. Le gusta el diseño, la creatividad y los detalles que marcan la diferencia. Este blog estimula las pequeñas inquietudes que un grande debe tener. "Por que, las noches que contienen sueños, son noches que duran días."

2 Comments

Deja un comentario