Hong Kong

Pasar un fin de semana express en Hong Kong, no es fácil, más que nada, por todas las recomendaciones que tenía de blogs y amigos que ya lo conocían.

Personalmente me ha parecido una ciudad enfocada completamente al sector comercial. Igual que “Todos los caminos llevan a Roma, en este caso, todos los caminos llevan a un Mall”. Así que primer consejo: Viajar a Hong Kong, sale caro.

La ciudad tiene 3 niveles; El subterráneo, con centros comerciales inmensos en cada estación de metro; el ground floor (más tiendas), y el scalextric peatonal que recorre la ciudad en forma de calles flotantes. Me imagino que los Hongkongnitas todavía se pierden al tener que mezclar esas tres vías para llegar al trabajo o a casa.

Hong Kong, al margen de los terrenos de la península tambien está formada por unas islas en la costa sur del mar de la China Meridional en el delta del río Perla. En ellas tienen que meter a 7.000.000 de personas y por los limites territoriales todas las construcciones son a lo alto, más que a lo ancho. Algo que hace que caminar sea todavía más complicado a la hora de andar. Los mejores ingenieros del mundo debieron percatarse de lo difícil que era subir esas calles y en 1993 crearon lo que a mi, personalmente, más me gustó, las Mid Level Escalators. Casi 1 kilometro de escaleras mecánicas a pie de calle que conectan las calles del distrito central. Merece la pena colarse en uno de esos pasadizos al aire libre y callejear.

Para comer me quedé con ganas de ir a un sitio de calle sin nombre en Arthur Street 6, donde sobre las 19h se empiezan a formar colas larguísimas por su famoso Sticky Rice. 

Hong Kong está limpio pero sus edificios no, eso sí, el ayuntamiento lo ha sabido contrarrestar bien las con arte callejero. Si paseas la ciudad vas a ver auténticas obras de arte a modo de Graffiti respetadas y admiradas por los caminantes.

El Soho es el barrio que más me ha gustado. Te puedes perder por sus calles coloridas con tiendas molonas. Ahí tambien está el PMQ, lo tenía apuntado en mi mapa, pero de andar sin rumbo, di con ello de casualidad. Son dos edificios de varias alturas llenas de tiendas y estudios de diseño y espacios para los eventos más creativos de la ciudad. Un cartel en la entrada lo dice todo: “place to experience creative lifestyle”.

Michelin

Algo que me gustó mucho es ir al Tim Ho Wan. El restaurante Estrella Michelín más barato del mundo. Fue lo primero que hice nada más aterrizar. Tambien tiene colas en la calle esperando, pero si tienes paciencia merece muchísimo la pena. Ubicado en el corazón de Sham Shui Po, uno de los barrios mas pobres de Kowloon. El sitio deja mucho que desear, como puse en mi Instragram, las paredes se caen a trozos, compartes mesa, el menú es una fotocopia, todo está sucio y viejo, y los camareros son de lo más borde… Eso si, los dim sum, deliciosos bollos de masa de arroz rellenos cerdo están de rechupete!.

Por el contrario, si lo que quieres es lujo y buenas vistas, no puedes dejar de ir a Aqua. Hay que reservar con mucha antelación. But it worth it!

Para vistas tambien las del ferry, si lo haces a las 20h podrás ver la Sinfonía de luces. Luces que proyectan unos 45 edificios en la bahía y que crea una estampa de esas que no vas a olvidar.

Skyline

Si tienes tiempo, acercate dando un paseo por CauseWay a The Blue House. Es la calle con unos edificios de colores construidos en 1922 y a lo que ellos se refieren como “la herencia de Hong Kong” porque parece ser que es lo más antiguo que tienen… (en fin…).

ThebLueHouse

Si lo que buscas es una calle “un poco más china” Lee Tung Avenue, que a pesar de tener tiendas occidentales, está decorada entera con un cielo de farolillos.

No te puedes ir sin visitar Tian Tian Buddha en la isla de Lantau, una estatua gigante de bronce que simboliza la armonía entre la persona, la naturaleza, la gente y la religión. Es el mayor centro budista de Hong Kong y una de sus mayores atracciones turísticas.

BuddhaUranita

Hay muchas más cosas que saber y hacer en Hong Kong, porque es una ciudad que no para quieta. De hecho, por la noche noche todavía puedes ver las luces de los edificios encendidas. Esas torres altísimas tan icónicas como la de ICBC, que fue diseñada por el mismo arquitecto que hizo la controvertida pirámide del Museo del Louvre. 

Si tuviera que resumir en una frase Hong Kong: “Todas las calles de Hong Kong son Gran vías de Madrid”.

 

Aquí te dejo unos consejos sobre Shanghai y Pekin.

Todas las fotos son hechas por Uranita. Más en Instagram

Sobre el autor

Posteado por

Ella es una persona creativa, divertida, que sueña despierta y que adora romper las reglas. Le gusta el diseño, la creatividad y los detalles que marcan la diferencia. Este blog estimula las pequeñas inquietudes que un grande debe tener. "Por que, las noches que contienen sueños, son noches que duran días."

1 Comment so far

Deja un comentario