Myanmar con “M” de magia

Cuando oyes hablar de Myanmar te imaginas la típica imagen de los globos volando sobre pagodas o pesqueros que sujetan la redes con el pie, ¿verdad?. Pues si, todo eso existe, pero Myanmar es mucho más impresionante, más magico, más maravilloso que lo que esas dos imágenes mentales te puedan trasmitir…

Yo personalmente llevo todo el viaje pensando como describirlo; un lugar que enamora a los viajeros, un mundo aparte, un retroceso en el tiempo… Hasta fue dificil elegir el nombre del post de todos los que me venían a la cabeza…

Poco se sabe de este pais semidesconocido con un gobierno cuasi civil, una premio Novel de la Paz arrestada o el boicot al turismo… Pues bien… Te voy a enseñar lo que hay más allá de lo que vés en las redes…

Uranita en Myanmar

Nuestra primera parada fue en Mandalay para ver U-bein Bridge el puente de teca más alto y antiguo del mundo, hecho en 1850. Es bastante impresionante ver la cantidad de gente que pasa por el puente y sobretodo imaginarte su construcción en esa época y con esos recursos…

Uranita-en-Ubein

Uranita en Mandalay

De ahí volamos a Heho para llegar a las Kakku Pagodas, que sinceramente fue expectacular! Más de 2.600 stupas juntas de diferentes epocas, doradas, blancas, en una superficie de 1km cuadrado. Se cree que se hicieron en el año 300 A.C pero permaneció oculto hasta que en 1996 llegó el primer occidental y nos dio el chivatazo a todos ;) . Quizá si te digo que andas sobre un bosque de stupas te lo puedes imaginar mejor… Además en la punta de cada una hay cascabeles que suenan con el viento y lo hacen aún más mágico.

Fueron como 3h de viaje, porque aquí las distancias son muy cortas pero van a 1 por hora y el tema de autopistas, asfalto y esto puedes olvidarlo claro… Entonces no te fies mucho de Google Maps cuando te calcula el recorrido… Justo enfrente hay un sitio para comer unas ensaladas de hojas de té de la zona brutales… De hecho las ensaladas de Myanmar merecen un post aparte… Porque sorprendentemente hemos comido tan tan tan bien…

Uranita en Kakku

De ahí volvíamos a coger 2h de coche para llegar a nuestra segunda noche en el país, en Inle Lake. “El lago de los nenúfares” como lo hemos llamado. Te llevaban en una canoa de madera por el lago hasta llegar al hotel y más que agua veías plantas, nenúfares, flores de colores, albatros e incluso carabaos nadando… Nuestro hotel fue brutal, completamente de luna de miel con bungaloos dentro del agua y una tranquilidad que hasta se te baja la tensión para que sólo puedas relajarte y disfrutar de la paz que hay.

Solo con ver la entrada al hotel te puedes hacer una idea de a donde vas…; Entras con la canoa por un camino con –aún más flores- y de pronto detrás de una curva de vegetación se asoma el hotel.

El lago Inle es lo que los autóctonos consideran el corazón de Myanmar, y cuanta razón. En sus orillas (y de sus orillas) viven al rededor de 150 etnias diferentes, cada una con su oficio definido. Los hay quienes hacen papel, quienes recogen verduras, quienes pescan, quienes tejen en un telar, o quienes hacen artesanía… Merece mucho la pena perderse un par de días por ahí, indagar y meterte en sus hogares para sentir y conocer un poco más donde estas.

Uranita-en-INle

Otra de nuestras paradas fue el lugar mágico de Bagan, quizá el más conocido por los turistas pero tambien, imprescindible. En Bagan se llegaron a construir más de 4.000 pagodas, templos y estructuras religiosas demostrando el gran poderío económico del imperio birmano. En la actualidad, a pesar del paso de los años, aún se conservan más de 2.600 templos y pagodas que hacen de Bagan uno de los lugares arqueológicos más grandes y fascinantes del mundo. Se trata de una extensión de selva de más de 60 kilómetros cuadrados donde sobresalen sus miles de estructuras religiosas (cada una con su estilo y arquitectura particular dependiendo de la época en que fue construido) sin ningún tipo de orden establecido.

Yo tuve la suerte de ir en “temporada baja” y resultó que todas las pagodas eran sólo para nosotros. Era un gusto. La Unesco ha intentado designar Bagan como Patrimonio de la Humanidad, y lo conseguirá. Porque si Ankor Wat es impresionante… Bagan lo es aún más.

Baganuranita

Nosotros nos quedamos en este hotel, suuuuper recomendable en parte porque al estar literalmente entre pagodas te ahorras tiempo de turistear y así puedes descansar y disfrutar de sus vistas. De hecho el propio hotel tiene una torre que resulta ser un Must see dentro de los circuitos turísticos.

Todavía hay mucho más que contar de este viaje y de todo lo que aporta e inspira. Pero me lo reservo para un segundo post, mientras tanto podeis seguir el viaje en mi cuenta de Instagram, hay más fotos ;)

Habeis estado por aquí? Que os ha parecido? No hemos podido ir a Yangon, merece la pena? Las islas Myeik estan en mi to do list definitivamente… Así que volveré.

Sobre el autor

Posteado por

Ella es una persona creativa, divertida, que sueña despierta y que adora romper las reglas. Le gusta el diseño, la creatividad y los detalles que marcan la diferencia. Este blog estimula las pequeñas inquietudes que un grande debe tener. "Por que, las noches que contienen sueños, son noches que duran días."

Deja un comentario