Vivo sin mi en mi

Eran las 4 de la mañana y cruzaba miradas en el espejo con alguien que se parecía a mi.

La rutina, los horarios, el ritmo frenético… Y es que ya no nos acordamos muy bien como era eso de estar en equilibrio. Hace mucho tiempo que no hay tiempo para el orden. Y es que las chicas de treinta y’s… ya no tienen tiempo para peinarse, reír, llorar o leer a gusto. Con suerte te sabes de memoria el camino de vuelta a casa y ya.

No hay tiempo para estar al día en de los super alimentos, las clases de yoga, el hit del momento, los detox, las cremas, o el libro que todos leen o los updates de toda tu gente. No hay tiempo. Las líneas de expresión ya cuentan más horas de insomnio de lo que te imaginas y tus ojos se vacían de ganas.

uranita

uranita

A los 5 días y a esa misma hora, esa que se parecía a mi me volvió a mirar para decirme que no había imperfecciones ni curvas que no hicieran poderosa a una mujer, (yo asentí con la cabeza, y puse la cara en forma de smiley de whatsapp) y continuó diciendo que la única dieta que hay que seguir es la de comerse el mundo, que no hay poco tiempo, sino prioridades. Que no hay explicación a no desgastar las suelas de los zapatos  ni las ruedas sobre el asfalto, y que lo importante es tener los ojos de miel, el corazón de alegría y las noches de orgasmos.

Que somos supermujeres y que todo irá bien. Todo estará bien en este mundo que gira y gira y solo intentamos seguir el baile.

Aunque no lo parezca…

Sobre el autor

Posteado por

Ella es una persona creativa, divertida, que sueña despierta y que adora romper las reglas. Le gusta el diseño, la creatividad y los detalles que marcan la diferencia. Este blog estimula las pequeñas inquietudes que un grande debe tener. "Por que, las noches que contienen sueños, son noches que duran días."

Deja un comentario