All posts tagged “vida

La escuela de los 30

Llegando a los 30 uno hace una reflexión profunda, que me imagino que será la antesala a la famosa crisis, en la que pones en una lista lo que has aprendido en todos estos años, poco mucho, regular o mal. Cosas que nos han costado asimilar o reconocer, como por ejemplo que poner mi bienestar por encima de otros no es egoísmo, sino quererse a uno mismo, que no importa ni donde ni cuando, que lo más importante es con quien.

Que el perfeccionismo lleva a la esterilidad, al igual que el planificar corta las alas. Que el sentido de las cosas se identifica con el tiempo. Que no hay una harmonía constante… La hay en algunas parcelas de la vida, pero la tranquilidad plena es igual que la felicidad, si te paras a pensar siempre sacas algo. (Así que no le des tanto al coco…) Leer más

Dolce Far Niente

Hace unos días fui al medico por unas manchas en la piel que, viniendo de unas vacaciones entre mar y selva todo indicaba a que podría ser una picadura de algo raro. Pues no, la doctora me miró unos 10 segundos y me dijo: Estas muy cansada, relájate y aprende a aburrirte y solo así se te quitarán las manchas.

Pagar en un hospital privado para que me dijera esto me cabreó, pero sobretodo me dejó descompuesta con su respuesta después de haber estado 20 días más que relajada… Y es que ahora resulta que lo verdaderamente difícil es no aburrirse. Que los doctores incluso lo recomiendan. Que no vale con irse a 20.000km de donde vives, que lo que tienes que hacer es, nada. Deja el móvil niña, que no hay internet, no hace falta leer, ni ver la tele. Desconecta.

Decía Enrique Vila-matas que: “No hacer absolutamente nada es la cosa más difícil del mundo, la más difícil y la más intelectual”. Leer más

Escucha

Escúchalo todo, al de arriba, al de abajo, al más sabio y al más tonto. Tu escucha, no pares, porque este es el mejor consejo que alguien te podrá dar, porque escuchar es dejar que la vida te entre por todos lados, que el cerebro respire y que entren nuevas ideas en forma de aire fresco. Reciclarse.

Es terapia, es pensar en ellos y dejar de escucharse. Escucha las entre lineas, las miradas, los gestos y el silencio.

Los que escuchan son los que luego acaban triunfando, porque se anticipan a las necesidades, y ellos mismos son los que se dan cuenta de que se pueden cambiar muchas más cosas haciendo reír que haciendo llorar.

Por que hay una linea muuuy fina entre escuchar y oír. Al igual que hablar no es comunicar, ni mirar es ver, ni tener fortuna es tener dinero, ni ser feliz es tener sonrisas, ni enamorarse es ser correspondido, ni caerse es siempre levantarse, ni sentir es siempre llorar…

Bienvenidos al rincón de pensar…

Y no dormiré para descansar, sino para soñar…

Si llegara a vieja me gustaría hacerlo super arrugada. Como una pasa o nivel Shar Pei. Me gustaría que los ojos se me hundieran por el peso de todo lo que han visto y que mi boca fuera grande para poder hablarles sólo de lo importante. Ni de política ni, de mi. Hablaría de que los elefantes no hacen ruido al andar, o que pellizcarte el codo no duele, y me gustaría que el resto de ruidos fueran de la brisa que hace mientras nieva o del de los troncos al quemar.

Si llegara a vieja me gustaría cerrar los ojos y recordar mis diez, veinte, treinta, cuarenta… Y mirar a los míos sabiendo que ya solté todo lo que quería contar y todas las burradas que hice para que las volvieran a repetir, sin ticket regalo.

Leer más

La primera vez

Aquello de que “nadie nace sabiendo” es una verdad como un templo, que a los 11 meses de gatear y restregarte por el suelo eres tu la que te levantas sin entender porque todas esas personas mayores y emocionadas mueven los labios y dicen algo así como “ven con Papá”. Porque por mucho que te empujen o te pongan el osito delante, el primer paso siempre lo das tu y tú, y solamente tú y nadie más que tú. (cómo la canción).

Y lees el título del post y te imaginas que voy a hablar de mi primera vez, sí, aquella vez… Pero no, siento decepcionaros a todos los que os esperabais que iba a transcribir un párrafo de las Edades de Lulú, 50 sombras de Grey o algo de eso… Pero no, me refiero a todas esas piedras que se nos ponen en la carretera de la vida y que nos obligan a aprender a coger la siguiente curva.

Leer más

Buenos momentos y buenas lecciones

A ti que no te fías ni de tu sombra, que te han enseñado a odiar odiando y a querer queriendo. Tú, que a estas alturas, has comprobado de primera mano todo tipo de sentimientos habidos y por haber, y hasta que no te ha dolido no has parado. Dolido a ti, si. Que has sangrado tus propias carnes. Porque no vale con leerlo, ni con escucharlo, no. Esto va más de sentirlo y hacerlo.
Dicen que uno no sabe lo que tiene hasta que lo pierde, dicen que querer es poder, dicen que a la tercera va la vencida, dicen que quien no arriesga no gana, dicen que lo imposible es atractivo, dicen que el que tuvo retuvo; que una mirada vale más que mil palabras y que de todo se aprende, dicen que todo lo malo tiene algo bueno y que todo lo bueno tiene un final. Dicen…

Porque ya te habrás dado cuenta de que en esta vida de PEROS no hay que ser bueno, sino parecerlo, y que la valentía no se mide por lo que uno puede ganar, sino por lo que está dispuesto a perder.

Y ahora cuidado, te aviso, tengo un alma y está cargada.

Leer más

Escuela de la vida

He aprendido que los que más hablan son los que más secretos guardan; que los de la XL, a veces, son los más hambrientos, que las oportunidades no siempre son aprovechadas, que perder el tiempo es necesario y que la necesidad es proporcional a la rutina personal y que la rutina es más que una mierda.
Que los de los ojos más grandes y bonitos a veces son los más ciegos, que si no demuestras no comes, y que si no comes no vale y que lo que no vale, precisamente, es la cartera. 

He aprendido que el tren de las 9:06 pasa sólo una vez al día, y que cuando dices “nunca” no es un “ni de coña”, que la coña es para la suerte, y la suerte para muy pocos.

Que los héroes también lloran, que puedes estar a un centímetro y a miles de kilómetros, que no se puede cruzar un océano sin perder de vista la orilla, que el que se despelota no siempre es el menos abrigado, que las sonrisas esconden muchas muelas picadas, y que la experiencia es una de las asignaturas pendientes de mi carrera indefinida en la universidad de la vida.
 

Oh Happy Day…